Funámbulo Ciego: Pseudoesfericidad (o ecologismo para pesimistas)

Páginas

domingo, 23 de octubre de 2011

Pseudoesfericidad (o ecologismo para pesimistas)

Mi caballo atraviesa la cornisa de un rascacielos
y el vértigo late en sus sienes. Yo voy muerto
atado por el cuello a su montura como un Cid
desertor y suicida conducido por la bestia cobarde
de las crines de acero afilado.

Pronto resbalarán las herraduras y una masa informe
decorará la acera. Los coches son hormigas indisciplinadas
que taladran la tierra buscando el infierno
o que pasan  pisando excrementos y arrojando humo
para pudrir un planeta que se lo merece

porque no es
redondo.

6 comentarios:

  1. ¿Qué sería de nosotros en un mundo redondo? Pues, sinceranente, creo que lo seguiríamos viendo tan plano y asqueroso como ahora, porque no importa el mundo, sino los ojos: y, querido amigo (permítaseme la licencia), nuestros ojos no son redondos sino que están tan podridos como el mundo que contemplan (no sé si se pudre el mundo por nuestros ojos o al revés). No todos tienen la posiblidad de tener unos ojos tan sucios; así pues, no sé si dar gracias por ellos u odiarlos con toda la piel.
    No sé si te he entendido o no, pero me has transmitido demasiado. No sé si he acertado o no, pero es lo que me has transmitido. Tu "caballo" son mis "ojos sucios". No creo que tu hayas elegido ir en caballo... ha surgido. Y te estampas, por diferente, por arriesgar.
    Bah, da igual, se me ha ido un poco el traste. Lo siento.
    Unos versos geniales, enhorabuena. Enhorabuena por el blog y por otros tantos poemas que me han maravillado y con los que me he sentido identificado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No, no lo es.
    El mundo es complicado, rebelde. Suicida. Indiferente a veces. Retorcido, otras tantas.
    Un mundo que complementa un planeta que, a mi parecer, sí que se lo merece.

    Porque cuando hablo de "mundo" hablo de personas, de comunidades, de colectivos. No hablo de Naturaleza, que no tiene la culpa de que nos la estemos cargando, sin embargo.
    ¿Qué le dejaremos a las generaciones venideras?

    Quizá, un caballo cojo.


    ;)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja Gracias Juanlu, un comentario genial, así me gusta. Espero que nos veamos pronto para tomarnos una cerveza y hacer algún trueque literario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasar por aquí "tierramojada", te sigo por tu blog.Quizá no tengamos que dejarle nada a las futuras generaciones más allá de nuestro cadáver. En todo caso les dejamos a los poetas que nos han sostenido a nosotros. No se pueden quejar. :D

    ResponderEliminar